Quienés Somos?   |   Catálogo   |   Agenda   |   Servicios   |   AFIP   |   Contáctenos   
       
 
Libros de Cuba
Libros de Cuba
 Últimos Libros editados
Desarrollo insustentable y neoliberalismo
Boris Spivacow
ISBN:
$250.00.-
Los medios de comunicación en la revolución bolivariana
Boris Spivacow
ISBN:
$170.00.-
Conferencias sobre la educación infantil
Che
ISBN:
$185.00.-



Contar a Cuba una historia diferente
Ciro Bianchi
0º edición
Precio: $190.00.-



Biografía del Autor:

Ciro Bianchi

Destacado intelectual cubano. Consagrado periodista, su ejecutoria profesional por más de cuarenta años le permite aparecer entre principales artífices del periodismo literario en la Isla.

Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual.

De formación autodidacta, se vinculó al ejercicio del periodismo a partir de 1967, en el periódico El Mundo, dirigido por Luis Gómez-Wangüemert, donde publicó su primer artículo.

En 1972 se sumó a la redacción de Cuba Internacional, revista en la que publicó hasta la fecha más de 1 700 trabajos en todos los géneros, en lo esencial reportaje y entrevista.

 

Contar a Cuba una historia diferente
Ciro Bianchi
0º edición
Precio: $190.00.-


El periodismo, el bueno, requiere siempre de dos componentes esenciales: el entrenamiento y el don de tocar lo más profundo del lector.
Nuestro país ha tenido una lista, bastante extensa, de excelentes periodistas. Entre esos cronistas excepcionales se encuentra Ciro Bianchi, quien comenzó su labor en 1967 en el periódico El Mundo. Se le considera uno de los investigadores más aguzados de la Historia de Cuba.
Entre los galardones que han reconocido su obra están: el Premio Latinoamericano de Periodismo José Martí, en 1992 y el de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro, en 1999. Sin embargo, se puede considerar que el mayor premio es el que recibe de los lectores por su columna habitual en el diario Juventud Rebelde. Desde 2001 sus amenos escritos le han permitido convertirse en uno de los periodistas más leídos del país.
En la Fortaleza San Carlos de La Cabaña, durante la pasada Feria Internacional del Libro de la Habana, la Editorial Capitán San Luis presentó Contar a Cuba. Una historia diferente, texto que quedó en exclusiva para los lectores de la capital. Ahora, por el deseo de que tan instructivo libro llegue a todos los rincones del país, dicha editorial sumó a su plan una tirada más amplia de ejemplares. Como adelanto a tan significativo momento en la próxima Feria del Libro 2013, Ciro Bianchi, compartió con Cubaliteraria algunas palabras:
¿Cuáles son las expectativas que usted tiene con Contar a Cuba en la Feria del Libro, ahora que estará en todas las provincias del país?
La Editorial Capitán San Luis hizo de Contar a Cuba una edición en español y otra en inglés. Ambas ediciones funcionaron bien en el mercado de frontera. Espero que ahora también el lector nacional dispense al libro la misma cálida acogida que le dio a las crónicas que lo conforman a medida que se publicaban, domingo tras domingo, en el periódico Juventud Rebelde.
¿Por qué titularlo Contar a Cuba. Una historia diferente? ¿Cuán disímiles son estas páginas de Ciro Bianchi?
Más que la historia, con mayúscula, muchas de las páginas de este libro (no todas) abordan la pequeña historia; de esas que los especialistas en la materia suelen pasar, generalmente, por alto. No soy un historiador. Soy un periodista que, entre otros temas, escribe de historia y nutre su trabajo de muchas fuentes:; la prensa periódica y el testimonio, entre otras. Eso quiere decir que trato de trasmitir al lector el hecho tal como fue, pero al mismo tiempo lo invito a regodearse en las versiones de ese suceso que a veces son más ricas e interesantes que la historia misma; o le revelo detalles que no encontrará en ningún libro.
Pongo un ejemplo. Hay todo un día en blanco en la agenda de Winston Churchill durante su estancia de febrero de 1946, en La Habana. Nada se consigna acerca de esa jornada en su diario, ni tampoco en los récords de la legación británica en la capital cubana. ¿Cómo se explica ese día perdido? Sucede que el ex primer ministro británico pasó toda la tarde-noche de ese día en el famoso prostíbulo de Marina. Me lo contó, con el ruego de que no lo divulgara, su edecán cubano, quien permaneció a la puerta del burdel durante todo ese tiempo.
¿Es importante ese dato para la historia? No lo creo. En definitiva no incidió en contra ni a favor del estado de las relaciones cubano-británicas, ni cambió el curso de la guerra fría. Un historiador lo hubiera pasado por alto, pero supuse que al lector le interesaría conocerlo y añadiría un elemento novedoso a mi crónica para hacerla más atractiva.
Concibo mi trabajo de esta forma. Deseo, en primer término, que el lector pase un rato agradable con lo que escribo. Si lo escrito cumple ese objetivo, me siento satisfecho; más aún si lo que le es agradable, lo instruye también. Mejor si lo escrito lo lleva a contrastar la información, a profundizar en ella, a discrepar incluso.
¿Por qué considera importante destacar a personalidades como Plácido, Francisco de Miranda, Manuel García, José Martí, entre otros, en un capítulo aparte?
Contar a Cuba es un libro en dos tiempos. Algunas crónicas recogen sucesos acaecidos durante la Colonia, y otras, en la República. Es simplemente un problema de ubicación histórica.
¿Cuáles de estas crónicas, a su juicio, resultarán de mayor interés para el lector?
Cuando se publicaron por primera vez en Juventud Rebelde encontraron una buena repercusión la relativa al deceso de Martí; también el relato acerca de la ayuda que prestó la Isla a la independencia de las trece colonias norteamericanas, y la que trata sobre la muerte de Plácido.
De las enmarcadas en la historia republicana, gustaron mucho en su momento, las de los presidentes cubanos, la de la huída de Orestes Ferrara, el 12 de agosto de 1933, y las que abordan el golpe de estado del 10 de marzo de 1952 y, por lo inédito del tema, la conspiración de Los Puros, que en abril de 1956 encabezó contra Batista, el coronel Ramón Barquín con el concurso de otros oficiales como Enrique Borbonet que fue, en verdad, el alma de aquel complot. La que se titula «La última noche de Batista» intentó dar, dentro de su lógica brevedad, una versión lo más fiel posible del día de la fuga del tirano, hecho importante, no por la etapa que cerró sino por la que abrió.

 

 

 



Acercándonos Ediciones: Rondeau 1651, Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Tel.: 011 4304-7851 / WhatsApp: 11 6011-0453