Quienés Somos?   |   Catálogo   |   Agenda   |   Servicios   |   AFIP   |   Contáctenos   
       
 
Estudios de Género
 Últimos Libros editados
De Mendoza a Lima: diez pasos hacia la libertad
Boris Spivacow
ISBN:
$180.00.-
Desarrollo insustentable y neoliberalismo
Boris Spivacow
ISBN:
$250.00.-
Los medios de comunicación en la revolución bolivariana
Boris Spivacow
ISBN:
$170.00.-



Las mujeres en los dibujos animados de televisión
Esther Pineda G
ISBN:978-987-1750-73-3
1º edición
Precio: $190.00.-



Biografía del Autor:

Esther Pineda G

Doctora en Ciencias Sociales, Magister Scientiarum en Estudios de la Mujer y Socióloga egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV).
Fundadora de EPG Consultora de Género y Equidad. Conferencista e investigadora. Columnista en diversos medios de comunicación venezolanos y extranjeros.

 

Las mujeres en los dibujos animados de televisión
Esther Pineda G
ISBN:978-987-1750-73-3
1º edición
Precio: $190.00.-

Somos a la vez partícipes y espectadores/as de un complejo societal en el cual la condición de seres humanos se estructuró y consolidó de forma arbitrariamente diferenciada, desigual y antagónica, partiendo fundamentalmente de criterios ontológicos, religiosos y económicos, los cuales en su conjunto contribuyeron al establecimiento de una, entre múltiples formas sistemáticas de opresión de la mujer por parte del hombre, definido como: fuerte, moral y poseedor de los recursos.

Aunque el ser social se estatuye mediante un proceso de afirmación histórica, no obstante, esta afirmación histórica ha sido una afirmación de la masculinidad. Se ha anulado la existencia del “ser femenino” del “ser mujer” mediante un permanente proceso de negación histórica.

Negación histórica y anulación de la feminidad que habrá de materializarse en un mundo falocrático, sexista y heterodesignado, donde “los hombres han creado el arte y la industria, la ciencia y el comercio, el estado y la religión”. (Simmel, 1999, p. 177) En definitiva, donde todo el complejo normativo-organizativo ha sido masculinizado. Ahora bien, un mundo masculinizado no porque las mujeres se negasen a participar en su proceso de construcción, por el contrario, esta posibilidad les ha sido históricamente negada mediante una sistemática exclusión de los medios productivos y la apropiación masculina de la acción económica. (Gilman, 1898)

Así, la mujer será definida a lo largo del proceso histórico social y de su vida en particular como ser carente, incompleto, atribuyéndole como características propias a su naturaleza del “ser mujer”, la ignorancia, la pasividad, la debilidad, la irracionalidad, la auto postergación, la subordinación, entre otras, donde lo subjetivo, lo afectivo, lo emocional, ha sido definido en oposición a lo racional.

Se ha hecho creer que la construcción socio-organizativa, estructural, institucional y posicional de los individuos hombre/mujer, es consecuencia de un ejercicio libre de voluntad. Será obviada la influencia y moldeamiento que han de ejercer entes socio-culturales sobre esas disposiciones colectivamente introducidas en las individualidades.

No obstante, en los albores de nuestras sociedades modernas, esta construcción de lo social de forma inequitativa, disímil y conflictiva aún se mantiene, no siempre visible, y opera generalmente a través de mecanismos, estructuras, organismos, productos socioculturales, y actos creativos, entre estos podemos considerar los mass media, que “funcionan para perpetuar y reproducir el status quo”. (Chafetz, 1992, p. 16)

Así, medios de difusión como “la televisión, los diarios, las revistas o la radio penetran en nuestras casas con un flujo de mensajes que no están dirigidos específicamente a nosotros y que son producidos en una escala masiva” (Bougnoux, 1998, p. 17) los cuales como en el caso de los dibujos animados proponen, aparentemente, solo entretenimiento.

Sin embargo, materiales mediáticos como los dibujos animados (generalmente percibidos como triviales, inofensivos y desprovistos de amenaza), se encuentran compuestos de contenido simbólico, consolidándose como dispositivos de inclusión y exclusión, los cuales históricamente han sido operacionalizados como instrumentos de crítica, legitimación, descalificación y mantenimiento de relaciones de poder asimétricas; al presentarse como información “simplificada, exagerada y estereotipada sobre los <> apropiados de los hombres y las mujeres en determinadas interacciones” (Goffman citado en Ritzer, 2002, p. 389) es decir, “les dicen a los adultos y a los niños muy directamente cómo se realiza el género”. (Idem.)

De esta manera, los dibujos animados como materiales mediáticos, hacen una representación desigual, discriminatoria, opresiva y arquetípica de la mujer, cuyos personajes generalmente han de estructurarse en torno a una “triada arquetípica y secular compuesta de Deméter, la madre, particular y universal”, (…) “Kore, la hija, a medias entre las floraciones y el mundo subterráneo, y Hécate, la encantadora, la bruja, devoradora y seductora”. (Rísquez, 2007, p. XV-XVII) Representaciones que han de anidarse en el entramado social a través de discursos o mensajes potencialmente ideológicos (Thompson, 1998), prejuiciados y estigmatizantes, como a su vez transmitidos y encubiertos por la imagen animada.

Estos discursos iconizados cumplen una función social, la cual en este caso será la consolidación y mantenimiento del patriarcado, mediante la representación excluyente y discriminante de la mujer en realidades, situaciones, escenarios y eventos concretos, articulados de acuerdo a criterios y dinámicas androcéntricas, en las cuales la sujeción de la mujer al hombre se esgrime como finalista y normativa.

Los dibujos animados generalmente se encuentran dominados por figuras masculinas, si bien es cierto que las sujetos femeninas se hacen presentes, pero ocupando un segundo plano, como anexo, complemento o derivado del sujeto masculino, donde la subestimación y estigmatización de los personajes se instituye como una constante: la mujer ha de caracterizarse por su indefensión, temerosidad e inseguridad, pero también por su coquetería, candidez, ingenuidad y debilidad.

Los dibujos animados contribuyen a reproducir, mantener, profundizar, transmitir y masificar una identidad sexuada, sexista y estereotípica de la feminidad, como de igual forma ejercerán gran influencia en el proceso de construcción de patrones identitarios del “ser mujer”, acordes y en respuesta a los intereses de la clase dominante, la cual por su condición de tal define las pautas y dinámicas de la vida en sociedad.

Ahora bien, ¿Nos hemos detenido a dilucidar la trascendencia de las series animadas de televisión en cuanto refiere la configuración y organización de las identidades de género? ¿Somos capaces de reconocer, visibilizar e interpretar el conglomerado de significados, monólogos comunicativos, simbologías, y prejuicios de carácter sexista/sexuado presente en estos dibujos animados? ¿Cómo se ejerce la dominación a través del discurso televisivo? ¿Cómo se consolida el entramado de relaciones sociales, de poder y dominación que van a materializarse, construirse, reproducirse y transmitirse desde y a partir de los dibujos animados?

De esta maneraLas mujeres en los dibujos animados de televisión, nace como una iniciativa producto de una marcada preocupación por el papel e influencia de los mass media en el proceso de configuración, transmisión y mantenimiento de dinámicas e identidades de los hombres y las mujeres en nuestras sociedades, más específicamente el rol que han de jugar los dibujos animados en dicho proceso, dado que a partir de ellos se promueven y mantienen estereotipos y estigmas sobre las mujeres, los cuales pretenden pasar inadvertidos en los contenidos discursivos y representaciones visuales de los personajes y sus escenarios.

Como consecuencia de dicha preocupación surgiría la necesidad de profundizar en la temática, y con ella la incesante búsqueda de materiales de carácter científico capaces de dar respuesta o al menos aproximarnos a interpretaciones de dicho proceso, sin embargo, estos intentos no fueron siempre fructíferos, pues si bien fue posible hallar una gran diversidad de artículos y reflexiones sobre el tema en cuestión, estos en su mayoría carentes de respaldo teórico y rigurosidad metodológica investigativa.

Por ello la propuesta tiene como objetivo general analizar los mecanismos que han contribuido a mantener, reproducir y transmitir una representación sexista de las mujeres en los dibujos animados de televisión, y como objetivos específicos: exponer la representación tipológica de los personajes femeninos que se hace en los dibujos animados de televisión desde sus inicios hasta la actualidad (1916-2000), como así mismo, análizar de los discursos de carácter sexuados y sexistas de las mujeres presentes en los dibujos animados de televisión, pero también aquellos discursos de perspectiva feminista, específicamente a partir de los dibujos animados Los Simpsons, Padre de Familia y Padre Americano, producidos ente 1990-2010.

Ahora bien, la lectora y el lector se preguntarán por qué han sido seleccionados estos dibujos animados como núcleo de la investigación y no otros; uno de los principales elementos considerados para esta selección ha sido la vigencia, al ser estos dibujos animados los que cuentan con mayor tiempo al aire en la televisión.

En segundo lugar, puede considerarse como criterio de selección el alcance de estos dibujos animados, los cuales al ser producidos en Estados Unidos, (país que hasta la actualidad mantiene el monopolio de producción televisiva), serán ampliamente difundidos en diversos países del mundo.

 

En tercer lugar, influyó significativamente en la selección, el alto índice de consumo de estos dibujos animados, pues si bien al estar dirigidos a la población adulta, son ampliamente consumidos por niños/as, adolescentes, adultos/as y adultos/as mayores.

Además de ello, estos dibujos animados tendrán elementos coincidentes, todos tienen como escenario de realización la institución familiar, poseen una estructura organizativa similar en cuanto a miembros/as, roles, entre otros, además de ello, en los tres (3) dibujos animados que conforman la selección, se hacen presentes con frecuencia prácticas, discursos y representaciones de carácter sexista.

Ahora bien, la investigación habrá de organizarse en 4 capítulos, el primero de ellos denominado “La construcción sexista de la feminidad en los dibujos animados de televisión”, capítulo fundamentalmente orientado a la reflexión y disertación teórica sobre los principales núcleos conceptuales y categorías necesarias para la comprensión del fenómeno de los dibujos animados y las desigualdades de género, teniendo como objetivo aproximarse a comprender cuales mecanismos y como, han contribuido a construir, mantener y transmitir unos discursos y representaciones de carácter sexista en los dibujos animados de la televisión.

Un segundo capítulo denominado “Dibujos animados: La feminidad estereotipada (1916-2000)” se orientará a la contrastación y análisis de las tipologías estereotípicas expuestas en el primer capítulo, respecto a las representaciones sobre la mujer presentes en los dibujos animados más destacados desde sus inicios hasta la actualidad.

El capítulo tercero de esta investigación, titulado “Marge, Lois y Francine: La mujer animada… La mujer esperada” habrá de nutrirse de las reflexiones teóricas desarrolladas en el capítulo primero, y de las tipologías y estereotipos de la feminidad mantenidos a lo largo de la historia del dibujo animado, para analizar los discursos de contenido sexista presentes en los dibujos animados Los Simpson (1990-1997), Padre de Familia (1998-2004) y Padre Americano (2005-2010), discursos que además fueron seleccionados mediante la revisión exhaustiva de cada episodio y temporada seleccionada, extrayendo textualmente aquellos discursos que según lo indicado por las teorías trabajadas pueden identificarse como sexistas y discriminatorias contra la mujer.

Así mismo, un cuarto y último capítulo titulado “Los dibujos animados y el discursos feminista” en el cual se exponen y analizan los discursos de carácter u orientación feminista desarrollados en estos dibujos animados, pues, tras la realización del análisis de los discursos y representaciones de carácter sexista, nos percatamos de la existencia de discursos, situaciones y escenarios de emancipación propiciados por las mujeres, en los cuales obviar su contenido y análisis contribuiría a mantener la situación histórica de invisibilización de las mujeres.


Ahora bien, este acercamiento al contenido discursivo y representaciones de las mujeres en los dibujos animados de televisión, será posible mediante la realización de una investigación de tipo cualitativa con perspectiva feminista, inscrita en la corriente epistemológica de orden constructivista, en la cual convergen la investigación teórico-documental, y el análisis crítico del discurso como procedimientos en el proceso de acercamiento a la experiencia cognoscente.

Teniendo como objetivo fundamental cooperar en el proceso de visibilización, emancipación, superación social y personal en lo que refiere la situación de exclusión, subordinación y discriminación de la mujer, como así mismo, aportar desde el análisis sociológico-feminista al proceso de desarticulación de instrumentos detentores y promotores de la dominación por razones de género.



Acercándonos Ediciones: Rondeau 1651, Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Tel.: 011 4304-7851 / WhatsApp: 11 6011-0453